Los dos primeros empréstitos del Perú Republicano: Corrupción en el Perú

Corruptos promotores de los dos primeros empréstitos del Perú especulaban simultáneamente con las riquezas que podrían obtener de la minería peruana.- La verdad detrás de la afirmación "Perú país minero".- Mendrugos para la nación y utilidades extraordinarias para el capital extranjero y la plutocracia nativa

Escribe: César Vásquez Bazán

Desde el nacimiento de nuestro país como república, la explotación y aprovechamiento de los recursos de la minería fueron el objetivo central de las inversiones especulativas del capital extranjero.
En la publicación del año 1825 que presentamos, puede apreciarse parte del prospecto de la Peruvian Mining Company, empresa dotada de un capital de un millón de libras esterlinas, en cuyo directorio aparecen dos conocidos personajes de la época: los ingleses Thomas Kinder Jr. y su socio comercial John Parish Robertson. Kinder fue quien negoció el primer empréstito del Perú, en tanto que Parish Robertson estuvo a cargo del segundo empréstito, para el que fue nombrado agente financiero por el gobierno peruano.
El documento enfatiza que en el directorio de la Peruvian Mining Company figuraba Parish Robertson, quien por un lado coordinaba el segundo empréstito, como representante del Perú, y por el otro participaba de negocios privados en los que utilizaba su influencia como agente financiero de nuestro país con la finalidad de enriquecerse. 
Sabedores que podían manipular a las autoridades, los especuladores ingleses organizados en  la citada empresa minera no tuvieron mayor inconveniente en anunciar, con bastante franqueza, que los “objetivos de la Compañía serán promovidos aún más por  influyentes e inteligentes caballeros, residentes en el Perú, que procurarán la cesión de los derechos territoriales, sean de individuos o del gobierno”.


Uno de estos “influyentes caballeros fue el oportunista mercader Francisco Quirós, que aparece en el prospecto de la Peruvian Mining Company como director honorario y agente en el Perú. Don Francisco Quiros aparecería años después como uno de los más importantes consignatarios de guano.


Beneficiarios del lema propagandístico “Perú país minero”
La Peruvian Mining Company es otra muestra más de cómo, sin interesar el siglo del que se trate, la plutocracia peruana y el capital extranjero resultan ser los grandes beneficiarios de la afirmación propagandística “Perú país minero”. 
Al igual que los funcionarios coloniales durante el virreinato, los capitalistas ingleses de 1825 estuvieron interesados en “invertir” en el Perú no para impulsar el desarrollo de nuestro país sino para obtener grandes utilidades que pudieran remitir en forma rápida a Londres. Se valieron para ello de personajes con influencias en el gobierno de nuestro país, como lo fueron el señor John Parish Robertson y don Francisco Quirós. 
Las empresas de la denominada “gran minería” siguen aplicando en el Perú el día de hoy la misma modalidad de operación. Ellas se apropian de la mayor parte del excedente económico generado en las actividades mineras, en tanto que al país le entregan “un sencillo”, es decir una propina que les permita operar los yacimientos mineros.
Obras consultadas
Disraeli, Benjamin [Earl of Beaconsfield]. 1825. An inquiry into the plans, progress, and policy of the American mining companies. London: John Murray, páginas 66-67.
|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar